Hipoglucemias reactivas: síndrome de Dumping

Hipoglucemias reactivas: síndrome de Dumping

La hipoglucemia es un trastorno en que el nivel de glucosa (azúcar) de la sangre es demasiado bajo.

Sucede cuando hay descompensación en los medicamentos, la alimentación y/o el ejercicio. Suele ocurrir a las pocas horas de haber terminado de comer

La ingesta de carbohidratos reduce el estrés del ejercicio, lo cual provoca una respuesta inferior a la habitual de las hormonas del estrés (cortisol, catecolaminas), con la consiguiente disminución de la lipólisis y de su efecto inhibidor sobre la liberación de insulina.

Un estado de hipoglucemia no siempre se asocia a una disminución del rendimiento.

En forma similar, la prevención de la hipoglucemia no garantiza evitar la aparición de fatiga.

Conlleva un incremento significativo en los niveles de adrenalina,  como medida regulatoria para mantener el estado homeostático energético.

Louise Burke, afirman que se evitan consumiendo carbohidratos de alto índice glucémico durante el ejercicio, da lo mismo el carbohidrato se consuma antes del ejercicio, siempre y cuando durante el mismo se consuman carbohidratos de alto índice glucémico.

Apox. la padecen entorno a un 5% de deportistas ante la ingesta de un carbohidratos antes y/o durante el ejercicio, sin mostrar interés por su índice glucémico.

Sensaciones:

Sensación de debilidad y cansancio
Sudoración
Mareos
Visión borrosa
Hormigueo de la piel
Temblores
Sensación de apetito
Palidez
Palpitaciones
Hambre
Agitación
Dificultad para concentrarse
Irritabilidad
Fatiga
Cambios inexplicados de conducta
Pérdida transitoria de conciencia
Convulsiones
Coma.

Cuidados a tener

1.- utilización de carbohidratos durante el ejercicio, siempre teniendo en cuenta duración e intensidad del mismo

2.- frente a un bajo nivel de ingesta de hidratos de carbono de alto indice glucemico, se incrementa la utilización de lípidos y proteínas como fuentes energéticas.

Recomendaciones:

  • Evitar las molestias gastrointestinales e incluso diarrea que pudiera provocar su administración aislada
  • Mejorar la síntesis de glucógeno post-esfuerzo. Por ejemplo, la glucosa con fructosa, en dosis de 1-1,5 g/kg cada 2 horas, es más efectiva que la fructosa sola.
  • Conseguir una correcta osmolalidad (concentración) para evitar un vaciado gástrico demasiado rápido o lento. Como la fructosa y la glucosa tienen alta osmolalidad no se pueden usar en grandes cantidades, por lo que la bebida aportaría pocos hidratos de carbono, por lo que la solución estaría en añadir también maltodextrinas.

Deja un comentario

error: El contenido está protegido