Dime cómo te alimentas, y te diré de qué enfermas

Dime cómo te alimentas, y te diré de qué enfermas


Enfermedades que entran al abrir la boca.

¡Dime cómo te alimentas, y te diré de qué enfermas!

Puede sonar a título de novela, o a titular de prensa, pero la realidad es que esto va más allá.


Lejos de meteros miedo con la introducción de este post, sí que me gustaría hacerte consciente de la importancia de los alimentos que ingieres en tu día a día.


Estamos en un momento en que gran parte de la sociedad está decidiendo cambiar costumbres y cuidarse, mientras que otra parte, no sé bien si porque están cansados de las dietas de nombre X, los planes milagros que no terminan de suceder, o el cúmulo de anuncios mostrando una información sesgada por intereses económicos, han optado lamentablemente por abandonar .


Es cierto que no todos podemos tener un físico determinado, por muchos factores, entre ellos, genéticos, edad, sexo, composición de las fibras musculares, etc, pero lo que sí que entra dentro de las posibilidades de TODOS y cada uno de nosotros es la de cuidarnos, pero cuidarnos bien.


Desde que llevo trabajando en el sector veo gente que sigue los protocolos que va marcando la sociedad, protocolos como, mejor leche desnatada que leche entera, mejor lo light que lo que no lo es, mejor los productos que vienen marcados como sugar free (sin azúcar) , gluten free (sin gluten), o todos los etiquetados como bío, eco, etc, etc, etc.


Pero, ¿realmente la gente que consume ese tipo de alimentos se está cuidando?Siento decir, que lamentablemente no.Muchos de ellos siguen siendo ultraprocesados, por mucho que vayan etiquetados con unos seudónimos que a simple vista parecen “saludables”Los famosos sugar free, para no perder palatabilidad, vienen edulcorados o enmascaran el nombre por otros, pero en el fondo siguen siendo lo mismo. Los light, normalmente suelen contener mayores cantidades de azúcar, y así un largo etc.


En este momento estamos viviendo otro boom de la nutrición, el famoso estado de estar en contra de los ultraprocesados, pero, aclaremos una cosa antes, ¿qué son los ultraprocesados? para que lo entendáis de forma fácil y sencilla, diremos que son todos aquellos productos elaborados a través de procedimientos industriales, haciendo parecer alimento, a través de colorantes, conservantes, edulcorantes, etc, aquellos que no lo son.


¿Por qué se está promoviendo este movimiento anti-ultraprocesados? Realmente, el motivo principal es por la gran cantidad de azúcar que contienen, haciendo que su ingesta eleve por encima de las necesidades naturales los ratios

¿Pero son solo ricos en azúcar entonces?

No, aunque hay gran cantidad de alimentos que contienen más cantidad de azúcar que lo que la OMS recomienda. También existen otros tipos de productos que se exceden de grasa y sal.


Podríamos decir que estas tres perlas, la grasa, el azúcar y la sal, en grandes cantidades, y sobre todo en productos que muchas veces no somos conscientes que lo llevan, están siendo el causante de que se haya elevado el número de enfermedades, ya no solo en gente joven, sino también en poblaciones adultas/ancianos, ocasionando en edades jóvenes, enfermedades que nunca antes habían sido vistas en este sector de la población, como puede ser el aumento de diabetes, sobre todo tipo dos, o hígado graso, colesterol, obesidad, … enfermedades que lamentablemente también vienen condicionadas por el nivel socioeconómico de las personas, donde comer “sano”/”saludable” se ha convertido en un lujo.Un producto ultraprocesado es más barato. (Ejemplo llamativo: una gelatina con azúcar es 10 céntimos más barata de una que no lo tiene, ¿cómo puede ser así, si añaden un ingrediente más?, debería ser más cara, ¿no?)

Los problemas no solo ya vienen derivados en enfermedades patológicas, si no que estas terminan afectando en el aspecto físico, complicando a un más las cosas.


¿Existe algún método de darse cuenta de lo que estas ingiriendo?

Sí, parar, parar a reflexionar, a leer, eso que tan poco nos gusta, y que tan poco tiempo le prestamos, pero, no seamos hipócritas, estamos poniendo nuestra salud en las manos de la industria, y cuando queramos revertir ciertos comportamientos, ya va a ser demasiado tarde.

¿Qué es lo que ha cambiado entre antes y ahora? , ¿Es que acaso antes no se comían patatas fritas, o pizzas, o hamburguesas, o… etc.?

Sí, “siempre ha habido un consumo de estos alimentos, pero la disponibilidad o acceso que existía antes a ellos era muy limitado, por lo que su consumo era muy de vez en cuando, de forma ocasional, y ahora hemos hecho de ese consumo algo que se ha convertido en muchas casas de a diario.


Entonces, ¿debemos seguir diciendo que para estar saludable hay que comer de todo?

No, comer de todo no es comer saludable. Tal vez en una época en la que el acceso a ciertos alimentos era más restringido puede, pero comer de todo, nos tendría que hacer pensar ¿qué es todo? Y, ¿en qué cantidad?


En una entrevista publicada el 30 de diciembre del 2018 a una periodista argentina Soledad Barruti por El País, esta decía:

“no hay competencia posible entre las cosas que necesitamos para estar bien, como frutas y verduras, y una comida que está hecha para encantar”. “Las industrias del sabor, de aroma, de colorantes, son gigantes armados para decorar el producto para que parezca algo que no es”

Deja un comentario

error: El contenido está protegido