El fármaco más potente ¡se llama descanso!

El fármaco más potente ¡se llama descanso!

Si, puede resultar curioso que con todos los medicamentos que nos encontramos hoy en día en las casas, en los hospitales, etc., uno de los más efectivos se llame descanso, pero…, no me vale cualquier tipo, aquí estoy haciendo referencia al descanso de calidad.

Se dice que las personas necesitamos dormir una media de entre 6 y 8 h diarias (bendito aquel que pueda, yo en este campo peco y a lo grande) lo que viene siendo entorno a una tercera parte del día.

Entonces, ¿dormir más es mejor?

Depende, hay personas que con 6 horas les vale, y son capaces de estar muy activas y no sentir cansancio, pero en cambio, otras, necesitan una media de 8 horas para poder tirar en su día a día de forma productiva, y luego están los dormilones, esos que si no duermen un mínimo de 10 horas, no son humanos y se levantan malhumorados y caminan cual zombies.

Sin importar si 6, 8 o 10, lo cierto es que existe un mínimo de horas necesarias, o recomendables para que todo nuestro organismo funcione de forma correcta.

Según el siguiente artículo publicado

http://www.onlinejacc.org/content/73/2/134?download=true por Valentín Fuster director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) realizado por Jean Mayer Human-USDA en la Universidad de Tufts, se ha podido comprobar como la duración del sueño muy corta y el sueño fragmentado se asocia con una mayor carga aterosclerótica resaltando la importancia de los hábitos saludables de sueño para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Para este estudio se contó con la participación de 3.974 personas de en torno a 46 años de edad, sin ningún tipo de enfermedad cardiaca previa conocida y duró 7 días.

Este estudio descubrió que aquellos participantes que dormían menos de seis horas tenían una probabilidad mayor (27%) de tener aterosclerosis, en comparación con el resto

Pero, como os decía antes, no solo importan las horas que duermas, si no la calidad y efectividad de esas horas de descanso.

Aquellas personas que tenían mala calidad de sueño tenían una probabilidad de un 34% de padecer también aterosclerosis

Entonces, según esto… ¿la calidad del sueño, y el tiempo de descanso podría prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares? Pues, al parecer si, y no solo prevenir, si no mejorar la salud cardiovascular.

Pero, ¿solo con dormir vale?

No, si no hacemos el resto de cosas bien, como ejercitarnos o mantenernos activos y nutrirnos con alimentos de calidad nutricional, nada va a cambiar, pero unidos estos tres pilares, si es posible conseguir mayor calidad de vida.

Entonces, ¿qué causas pueden ser consecuencias de la falta de sueño?

  • Riesgo de enfermedad cardiovascular
  • Aumento de los niveles de glucosa, presión arterial, inflamación y obesidad. 
  • Cambios en la composición protéica
  • Problemas de respiración
  • Aumento de enfermedad del Parkinson o pérdidas de memoria
  • Alteraciones en el sistema inmunológico
  • Alteración del estado anímico
  • Aumento del hambre/ansiedad
  • Modificaciones en la saliva.
  • Somnolencia diurna
  • Cambios del estado de ánimo (humor, tristeza, irritabilidad, ansiedad, depresión, etc…)
  • Aumento del estrés
  • Probabilidades de sufrir alguna enfermedad psiquiátrica en un 40%
  • Disminución de la temperatura corporal basal, responsable del ritmo cardíaco. (Arritmias
  • Paradas cardio-respiratorias nocturnas)
  • Reducción de la capacidad de asimilar conocimientos en un 40%.
  • Pérdidas de memoria y recuerdo.
  • Alteración en el habla y dificultad para aprender, crear y resolver problemas.
  • Aumento de la percepción de dolor
  • Temblores
  • Envejecimiento precoz
  • Agotamiento
  • Trastornos gastrointestinales

Otros estudios científicos que demuestran lo anteriormente plasmado

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30743206
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26333639
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30705188
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30719245
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30720431
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30722058
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30733697
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30731103

Deja un comentario

error: El contenido está protegido