Bio o no bio

Bio o no bio

Buena comienzo de semana!!!

Con esto de lo bio si, bio no, se nos está yendo la pinza, si, tal cual, como suena.

Nos han metido por los ojos que orgánico es igual a nutritivo y … discrepo, y más cuando la industria alimenticia se ha metido de lleno en esta moda y está jugando con palabras para hacer, una vez más lo que la viene en gana.

Nos aterran más los abonos, pesticidas y sustancias químicas que pueda tener un alimento “natural” que su composición natural o que los ultraprocesados que ingerimos y si estos pueden o no influir sobre nuestra salud.

Nos preocupamos más por el trato que reciben los animales, totalmente ético y moral, ahí no tengo nada que decir, pero se nos olvida preocuparnos de que aditivos añaden a ese alimento a la hora de servírnoslo en una tienda.

El actual modelo de suministro de alimentos conlleva utilizar técnicas poco éticas para conseguir abordar las supuestas necesidades sociales.

Intentamos producir en lugares donde la tierra no es fértil para ello, y derrochamos la exportación de alimentos de tierras fértiles que terminan “muriendo” por la falta de recursos económicos, logísticos y de conocimiento de esos países para llevar a cabo la venta y distribución de su producción.

Como bien dice Bernhard URL director de la EFSA en su entrevista al País el 2 de noviembre del 2018 “No podemos seguir consumiendo tantas proteínas animales. La producción ganadera consume demasiada energía, extensión de tierra y agua y produce demasiadas emisiones”

 

Si analizamos el consumo general de la población observamos que:

la ingesta proteica animal es muy elevada, no pasando lo mismo con la fruta y la verdura. Este dato puede resultar sorprendente cuando estamos en un momento en el cual por activa y por pasiva desde los diferentes canales de RRSS, estamos bombardeando con la importancia de seguir una alimentación saludable y equilibrada, pero resulta ser que, al parecer, lo sano cuesta más y esto lleva a que, debido a la crisis en la que estamos inmersos, haya menos gente que pueda pagarlas, aunque en este punto también entra en juego un tema de prioridades, al cual no entraré a discutir para no alargarme.

Cuando se habla de productos orgánicos y se debate entre el Si vs No

es importante saber que no es cuestión de diferencia nutricional o seguridad alimentaria, si no por sostenibilidad, debido a un cultivo rotativo, así que una vez sabido esto, está en cada uno de nosotros tomar la decisión a llevar al respecto.

 La decisión industrial no está basada en ciencia, sino en beneficios económicos y políticos.

La EFSA indica que:

  • Más del 97% de la comida está por debajo del umbral máximo de residuos.
  • El 50% no tiene ningún residuo.
  • Solo el 2,4% está por encima.

Aunque confirma que es posible que en un futuro cercano haya que reajustar algunos límites máximos.

Deja un comentario

error: El contenido está protegido