Síndrome de deficiencia energética relativa (RED-S)

Síndrome de deficiencia energética relativa (RED-S)

¡Ni tanto, ni tan calvo!

¿Has oído hablar del síndrome de deficiencia energética relativa (RED-S) “Relative Energy Deficiency in Sport”?

Tal vez no, dado que es un tema que ya lleva tiempo produciéndose y siendo estudiado en deportistas, pero que hasta hace poco no se le ha puesto en conocimiento de la gente.

Cuando solo tenemos las miras puestas en alcanzar un objetivo, sin importar lo que pueda pasar para conseguirlo, esto puede acarrear, y de hecho acarrea, muchas veces grandes problemas de salud.

Si hablamos de anorexia o bulimia fijo que sabes a que estoy haciendo referencia, pues el RED-S, sería algo muy similar. Es una reducción agresiva de la ingesta de nutrientes con el fin de obtener un infrapeso, o peso muy liviano para poder ser más ágiles o rápidos al tener que desplazar bien sea pedaleando o corriendo principalmente, menor cantidad de masa (propio peso)

¿Pero, es realmente esta técnica efectiva?

La respuesta es muy clara y contundente, NO.

Pero, ¿por qué no?

Al suprimir nutrientes al organismo, no solo hablamos de los tan conocidos hidratos de carbono, grasas y proteínas, si no que esto arrastra también la reducción de ingestas de minerales y vitaminas, tan necesarios para: la realización de nuestras funciones diarias, la contracción muscular para la ejecución de cualquier movimiento, o incluso el funcionamiento de nuestros órganos.

Una reducción de nutrientes no controlada puede acarrear grandes pérdidas de peso, arrastrando con ello en caso del sexo femenino, amenorreas, y en ambos sexos una falta de apetito sexual, una desmineralización oxea, un aumento de las lesiones, una caída o mal estado del cabello y las uñas, falta de recuperación tras la ejecución de una actividad deportiva, problemas psicológicos y de la calidad del sueño, disminución en los niveles hormonales,…

Un estudio con atletas de distancia, de élite, verificó una relación de los marcadores de baja disponibilidad energética con un aumento de 4,5x en la tasa de lesiones óseas. Deilys González (Nutricionista Deportiva)

Este caso, pese a llevar años analizándose y estudiando por científicos y el COI,  ha cobrado más voz gracias a la BBC, en el cual muestra como dos deportistas el ciclista Sam Woodfield de 28 años y Anna Boniface, la mejor maratoniana amateur en Londres , llevaron sus deseos por ganar demasiado lejos.

En ambos casos, se pudo apreciar una gran pérdida hormonal causada por una reducción elevada de la grasa, junto con una desmineralización y densidad oxea y una fragilidad y debilidad elevada, en el segundo caso a mayores se le suma una lesión por estrés, muy normal en ciertas modalidades deportivas, pero la cual se agravó por su estado nutricional.

Según la doctora Nicky Keay, la Red-S ocurre cuando el cuerpo del atleta no tiene suficiente energía para sostenerlo. “El cuerpo si no está obteniendo suficiente energía de repuesto, entra en modo de supervivencia. Los niveles hormonales descienden, arrastrando con ello un problema grave de densidad ósea”.

Para más información:

https://journals.humankinetics.com/doi/10.1123/ijsnem.2018-0149
http://aqms.org/wp-content/uploads/2014/09/br-j-sports-med-2014-mountjoy-491-7.pdf

Deja un comentario

error: El contenido está protegido